VISITA COMO TURISTA MI PAIS:
Imagen
VISITA COMO TURISTA MI PAIS:
marane el rubiote
VISITA COMO TURISTA MI PAIS:
Mis Enlaces
Productos nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Enlaces nuevo
Imagen
TE INVITO PARA QUE VISITE NUESTRO PAIS: REPUBLICA DOMINICANA. DONDE PUEDE DIVERTIRTE, RESIDIR TEMPORALMENTE O PARA SIEMPRE, HACER NEGOCIOS, Y MUCHAS COSAS MAS, INTERESANTES Y DIVERTIDAS.

ERES BIENVENIDO A ESTE MI PAIS DE LAS MARAVILLAS, DONDE TODO ES HERMOSO Y BELLO, Y TU PUEDE ELEGIR LO QUE QUIERA.

VEN TE ESPERO.
UN BUEN LUGAR Y UNA BUENA COMPUTADORA PARA EL USO DIARIO DEL INTERNET
Imagen
PARA EL USO DE INTERNET CONSIGUE SIEMPRE TENER UN LUGAR COMO EL DE LA IMAGEN-FOTO, Y ASI DISFRUTARA MEJOR TODO LO QUE HAGA CON TU COMPUTADORA, YA SEA PARA USO PERSONAL, DE NEGOCIO, Y OTROS USOS....PRINCIPALMENTE EL USO QUE LE DA A TU INTERNET.
UNA DE LAS PLAYAS QUE PUEDE DISFRUTAR EN NUESTRO PAIS: REP. DOM.
Imagen
ESTA PLAYA ESTA SITUADA EN BARCELO PUNTA GOLETA, REPUBLICA DOMINICANA.
PUEDE DISFRUTAR DE ESTE Y MUCHOS MAS EXTRAORDINARIOS PAISAJES.
VISITA NUESTRO PAIS Y VERA LA DIFERENCIA¡¡¡

El merengue dominicano

Los orígenes del Merengue dominicano levantan gran diversidad de opiniones y teorías sin existir una teoría precisa. Tanto África como Europa se han apuntado como los orígenes del Merengue
EL MERENGUE DOMINICANO
Los orígenes del Merengue dominicano levantan gran diversidad de opiniones y teorías sin existir una teoría precisa. Tanto África como Europa se han apuntado como los orígenes del Merengue. Lo más lógico es pensar que de nuevo se produce el proceso de fusión en el que la Contradanza, al decir de algunos historiadores, tiene una parte importante de culpa. Lo que hasta para el profano está claro es que el ritmo es de origen africano.
Las primeras noticias escritas sobre el Merengue en Santo Domingo datan de 1854.
Con anterioridad la danza nacional dominicana era la Tumba que influye definitivamente en la línea melódica del Merengue y viajó hasta el oriente cubano como ya hemos descrito.
Volviendo a la historia del Merengue, en 1854 aparecía en el periódico El Oasis un artículo de Eugenio Perdomo en el que se habla del nuevo baile que se populariza en Santo Domingo en 1854: "Y cuando dan principio al Merengue, Santo Dios! el uno toma la pareja contraria, el otro corre de un lado a otro porque no sabe qué hacer, éste tira del brazo a una señorita para indicarle que a ella toca merenguear, aquel empuja la otra para darse paso, en fin, el más elegante trastorna una figura y hace recaer la falta sobre su pareja, todo es una confusión, un laberinto continuo hasta el fin de la pieza".
Las primeras composiciones del merengue son atribuidas al coronel Juan Bautista Alfonseca (1810-1875). Él fue quien llevó el Merengue al pentagrama por primera vez según afirma mi buen amigo y periodista dominicano Beltrán Nicolás de Nagua. Entre los temas compuestos por Juan Bautista Alfonseca destacan "La Juana Aquilina", "Ay Coco", "Los pastelitos", "El morrocoy", "El Carlito cayo en el pozo" y otros.
Evidentemente el coronel recogió lo que el pueblo cantaba y compuso sus temas de acuerdo a la rítmica que el pueblo practicaba al igual que hizo Sebastián de Iradier y Salaverri al componer "La Paloma" y definir la Habanera en el primer pentagrama firmado por un músico de carrera.
La élite urbana dominicana calificó al Merengue de baile indecente, danza maldita, etc y añaden "no pueden decir que es la forma más cómoda de bailar, porque tienen que hacer mucha fuerza para llevar la pareja tan cerrada, el brazo levantado más alto que la cabeza, llevando la mano de la señorita a la espalda". En estos artículos de Perdomo se hacía un llamamiento a desterrar "este detestable baile de tan poco gusto".
Luís Alberti, uno de los músicos considerados como padres del Merengue, no cree en la influencia africana y aboga por raíces netamente españolas al considerar el Merengue como "una mezcla de lo español y nuestras tonadas campesinas de tierra adentro". Tonadas que en definitiva también tienen origen, fundamentalmente canario en su forma y castellano en su fondo.
F. Lizardo, folklorista dominicano, por contra, piensa que el origen está en la tribu Bara de Madagascar, que llegó a la isla en el siglo XVIII y trajo un baile llamado Merengue que se diseminó por todo el Caribe. Un ritmo muy parecido, añade Lizardo, llegó con los Yorubas de actual Dahomey. En la polirritmia africana estaba también el Merengue. Es evidente.
Emilio Rodríguez Demorizi estableció en sus trabajos las conexiones entre la Upa, la Danza puertorriqueña y el Merengue dominicano.
Como decíamos, en Santo Domingo la Tumba fue desplazada de los bailes populares por el Merengue, una "sandunga criminal", una "pasión impía", un baile "demoníaco". Lo cierto es que el arte de llevar a una mujer empujándola pecho con pecho en contra de las corrientes morales del momento le costó al Merengue serias críticas y campañas de descrédito que no impactaron en el pueblo dominicano.
En los Merengues se narraban historias de la vida cotidiana, pudiéndose realizar un paseo por la historia del país de la mano de los textos de los Merengues.
Evidentemente, el Merengue se desarrolla junto a la identidad como nación, cultura y raza de la República Dominicana, con influencias españolas, africanas y autóctonas.
Su aparición también se empareja con los años de nacimiento de la República y las primeras manifestaciones culturales propias.
Los primeros grupos tocaban el cuatro dominicano, especie de pequeña guitarra de cuatro cuerdas, hecha con maderas del país y con cuerdas de cerdas de caballo, junto a la guitarra, el tiple, la bandurria y el guayo (instrumento de cocina para rascar la yuca) para llevar el ritmo que luego llevó el güiro, la tambora (un tambor de origen africano con doble cabeza, una se toca con un palillo, mientras que la otra es callada por la mano) para producir un amplio recorrido de tono y timbre y la marimba o marímbula hacía el bajo. Pero el sentido fundamental del Merengue lo impone el dúo de tambora y güiro, que crean el dinamismo alertador, el sentido de peligro.
Esta instrumentación original se modificó a partir de 1870, momento en que llega desde Alemania la acordeón.
El Ayuntamiento de Santiago solicitó al Congreso Nacional la aprobación de una tarifa de recargo para su importación. El Diputado Juan Garrido, al explicar su voto, expresó: "los acordeones no son de primera necesidad y son instrumentos que sirven para aglomerar vagos, no contribuyendo a mantener una industria nacional, como es la del cuatro".
Con la conciencia nacional, se mira hacia lo propio y la sociedad va volviendo su atención al nuevo baile que practican los campesinos dominicanos. Los bailes de salón extranjeros van desapareciendo poco a poco.
El Merengue se convirtió en el baile nacional dominicano.
Una de las formas merengueras del final del XIX es el Perico Ripiao, originario de Santiago de los Caballeros. En un local denominado Perico Ripiao tocaba un grupo que sustituye la guitarra por el acordeón. La formación del Perico Ripiao se fundamentó en tambora, acordeón y güira. El local dio nombre a la nueva forma interpretativa del Merengue.
El Merengue es el baile nacional dominicano por excelencia. Nace en el Cibao (República Dominicana) en medio de la lucha por la independencia de Santo Domingo con textos que reflejaban la realidad soc
Con la llegada de Rafael Trujillo al poder en 1930 el Merengue entra a formar parte de las campañas políticas y Trujillo lo utiliza para dar culto a su personalidad. (De Orilla a Orilla - 1992)
El Merengue es el baile nacional dominicano por excelencia. Nace en el Cibao (República Dominicana) en medio de la lucha por la independencia de Santo Domingo con textos que reflejaban la realidad social del pueblo. Ya se cantaba y bailaba en 1844, siendo muy criticado, por vulgar, inmoral y nocivo, por las clases "altas" de la sociedad. La formación musical inicial estaba compuesta por el cuatro, güiro y tambora. En 1870 el acordeón sustituye al cuatro. Posteriormente aparece el saxo y el bajo. Este ritmo ha sido la punta de lanza para la popularización en todo el mundo de los ritmos latinos de República Dominicana
El merengue se ubica, genéricamente, dentro de las expresiones del folklore de origen afroamericano. Sus antecedentes se pierden en una amalgama de elementos de procedencia diversa. Se cita como fuente nutricia la danza cubana -la habanera -, especialmente del estilo llamado upa, así como la calenda antillana.
Es obvia la influencia de los factores de raíz africana en el aspecto rítmico-percusivo, mientras que en el baile está evidenciada la huella dancística caribeña; en lo melódico hay que remitirse, necesariamente, al cancionero hispánico.
El Merengue nace en la región del Cibao. Surge en medio de la lucha por la independencia de Santo Domingo y como reflejo de específicas condiciones socio-económicas. Rafael Vidal afirma que fue cantado y bailado, en 1844, en los campos de batalla donde el pueblo dominicano luchaba contra las tropas intervencionistas haitianas. Luego del combate de Talanquera, en que las fuerzas quisqueyanas lograron un contraataque victorioso, durante la noche, alrededor de las fogatas, los soldados celebraron el triunfo con un merengue, que satirizaba la actitud de Tomás Torres, un abanderado que había huido en medio del enfrentamiento:
Tomá juyó con la bandera,
Tomá juyó de Talanquera;
si fuera yo, yo no juyera,
Tomá juyó con la bandera.
Ya por 1850 el nuevo ritmo desplazaba de la preferencia de los sectores populares a la tumba, que se había establecido en la parte española de la isla como tumba dominicana, a diferencia de la característica en la otra porción insular, conocida como tumba francesa. El merengue es atacado violentamente por las clases "altas", y la prensa se hace eco de esta campaña. Se le acusa de ser baile de "clases inferiores", inmoral, vulgar, nocivo. En un poema, un vate se lamenta del destino a que ha sido sometida.
La tumba, que hoy vive desterrada
por el torpe merengue aborrecible, (EN BREVE SIGUE)
Historia del Merengue
El Merengue es un baile folklórico dominicano que se ha difundido ampliamente y que muchos consideran como el baile nacional dominicano.
Origen
Se discute aún el origen del merengue. Entre las opiniones diferentes acerca del tema encontramos:
Fué Alfonseca quien inventó el merengue (Según Flérida de Nolasco).
Su origen y aparición se pierde en las brumas del pasado (Julio Alberto Hernández).
Nació con carácter de melodía criolla tras la batalla de Talanquera donde triunfaron los dominicanos (Rafael Vidal).
Parece ser que el merengue se desprende de una música cubana llamada UPA, una de cuyas partes se llamaba merengue. La UPA pasó a Puerto Rico, de donde llegó a Santo Domingo a mediados del siglo pasado (Fradique Lizardo).
Al parecer Lizardo se acerca al meollo de la cuestión. En 1844 el merengue aún no era popular, pero ya en 1850 se puso de moda, desplazando a la Tumba. A partir de ese momento tuvo muchos detractores.
A principios de la década de 1850 se desató en los periódicos de la capital dominicana, una campaña en defensa de la Tumba y en contra del merengue que reflejaba el auge que iba adquiriendo el merengue en detrimento de la última.
Don Emilio Rodríguez Demorizi dice: "Los orígenes del merengue siguen pues, en la niebla. No parece que pueda atribuirse a origen haitiano. De haber tenido esa oscura procedencia no habría gozado de boga alguna en 1855, época de cruentas luchas contra Haití; ni los que en ese año repudiaban al merengue habrían dejado de señalar tal procedencia como suficiente motivo. Tampoco lo señaló Ulises Francisco Espaillat en sus escritos contra el merengue en 1875".
En realidad, poco se sabe en concreto acerca del origen del merengue. A mediados del siglo pasado, de 1838 a 1849, un baile llamado URPA o UPA Habanera, se paseó por el Caribe llegando a Puerto Rico donde fue bien recibido. Este baile tenía un movimiento llamado merengue que al parecer es la forma que se escogió para designar el baile y llegó a nuestro país donde ni siquiera se mencionó en los primeros años. Posteriormente fue bien acogido y hasta el coronel Alfonseca escribió piezas de la nueva música con títulos muy populares como "¡Ay, Coco!", "El sancocho", "El que no tiene dos pesos no baila", y "Huye Marcos Rojas que te coge la pelota".
La estructura musical del merengue en la forma que se puede considerar más representativa, constaba de paseo, cuerpo o merengue, y jaleo. Se le quiere atribuir a Emilio Arté erróneamente el haber agregado el paseo al merengue tal como existía en su época. Toda la música se escribe a un ritmo de 2 x 4 y existen discrepancias en cuanto al número de compases que deben constituir cada parte, pues se abusaba a veces al alargarlas "ad infinitum".
Las formas literarias que acompañan al merengue son las más comunes dentro del arte popular: la copla, la seguidilla y la décima, apareciendo pareados de vez en cuando.
Desde el principio el merengue se interpretó en los instrumentos que poseía el pueblo y que les eran más fáciles de adquirir, las bandurrias dominicanas, el Tres, el Cuatro. A fines de siglo pasado hizo su entrada por el Cibao el acordeón diatónico de origen alemán que por su fácil manejo desplazó la bandurria. Por sus escasas posibilidades melódicas este instrumento limitó la música que interpretaba y así el merengue se conservó en cierta forma desvirtuado con relación al original.
Las primeras noticias escritas sobre el Merengue en Santo Domingo datan de 1854
Con esta variante el merengue se adentró en la sociedad dominicana, integrándose por completo con ciertos sectores sociales desplazando inmediatamente a otras danzas que como la Tumba, por ejemplo, requerían de sus ejecutantes (bailadores) un gran esfuerzo mental y físico. Este último tenía once figuras diferentes. Es fácil de imaginarse por qué el merengue con su coreografía reducida a la más simple expresión pudiera desplazar a todos sus rivales y acaparar el fervor del pueblo.
Coreografía
La coreografía del merengue se reduce a lo siguiente: El hombre y la mujer entrelazados se desplazan lateralmente en lo que se llama "paso de la empalizada", luego pueden dar vuelta hacia derecha o izquierda. Esto constituye el verdadero "merengue de salón", en el cual las parejas no se separaban jamás. Existe también lo que se conoce con el nombre de "merengue de figura" en el cual las parejas hacían múltiples evoluciones y adornos o "floreros" como se le llamaba, pero siempre sin soltarse.
El merengue genuino y auténtico solo sobrevive en las zonas rurales. La forma tradicional del merengue ha cambiado. El paseo desapareció. El cuerpo del merengue se ha alargado un poco más y en vez de 8 a 12 compases a veces se le ponen desde 32 hasta 48. El jaleo ha sufrido la introducción de ritmos exóticos que lo han desnaturalizado.
Rechazo inicial y aceptación posterior
A pesar de su auge entre las masas populares, la clase alta no aceptó el merengue por mucho tiempo, por su vinculación con la música africana. Otra de las causas que pesaron sobre el repudio y ataques contra el merengue fueron los textos literarios que lo acompañan, generalmente subidos de tono. Por ejemplo:
Tó loj' cuero* son de Santiago
y en Santiago ello' viven bien
y por culpa de'sa maidita
santiaguero soy yo también
* En la Rep. Dominicana se le llama cuero a una mujer de poca dignidad, prostituta, inmoral.
Otras danzas dominicanas de origen negro no fueron atacadas por su carácter de danzas rituales. Esto que chocaba con la concepción religiosa de los grupos de la clase elevada. Su mismo carácter ritual hacía que su práctica se restringiera a unos pocos lugares o días al año, con un alcance o difusión entre la población muy limitado. El merengue por el contrario por su carácter de danza de regocijo se introdujo con más facilidad en los lugares de fiestas generales y por esto la reacción en contra, si bien fue fuerte, fue vencida por el sabor de su ritmo.
En 1875 Ulises Francisco Espaillat inició una campaña contra el merengue que fue totalmente inútil pues ya el baile se había adueñado del Cibao donde se hizo fuerte a tal punto que se asocia hoy esta región como cuna del merengue.
A principios del presente siglo músicos cultos hicieron una gran campaña para la introducción de esta danza en los salones. Los músicos populares se unieron a esa campaña, la que encontraba siempre la resistencia que inspiraba el lenguaje vulgar de las letras que acompañaban el ritmo. Juan F. García, Juan Espínola y Julio Alberto Hernández fueron pioneros en esa campaña. Su éxito no fue inmediato ya que, a pesar de que establecieron la forma musical del merengue, no pudieron conseguir que el merengue penetrara en "la sociedad" y se considerara como una creación del pueblo dominicano aceptándola sin aspavientos.
El panorama cambió a partir de 1930, pues Rafael L. Trujillo en su campaña electoral usó varios conjuntos de "Perico Ripiao" y logro difundir el aire nuevo a zonas donde no se le conocía previamente, ayudándole mucho en esa difusión el uso de la radio recién llegada al país antes del inicio de la dictadura.
A pesar de esta gran difusión y propaganda no se aceptó de pleno el merengue en lo que se llamaba "la buena sociedad dominicana" hasta que en una familia de la "aristocracia" de Santiago, en ocasión de la celebración de una fiesta solicitaron a Luis Alberti, que iba a amenizar con su orquesta, que compusiera un merengue con "letras decentes", y éste accedió. Compuso para tal ocasión el "Compadre Pedro Juan", el cual no sólo gustó, sino que causó furor, llegando a convertirse en el himno de los merengues. A partir de ese momento comenzó a diseminarse el merengue. Para esto la radio prestó una ayuda generosa.
Al diseminarse el merengue por todo el ámbito nacional, produjo, como toda manifestación cultural, variantes. Estas reflejan el manejo de los elementos culturales hecho al acomodo y conveniencia de algunos.
Como fueron músicos cultos los que fijaron la forma musical del nuevo merengue, los músicos populares trataron de imitar y seguir este modelo mientras que el hombre de campo continuó tocando el merengue de la misma forma. Esto dio origen a dos formas de merengue bien diferenciadas entre sí. El merengue folklórico auténtico, que aún se encuentra en los campos, y el merengue de salón. Este último es el que más se difunde y el que la gran mayoría de las personas cree folklórico.
Variantes
Algunas de las variantes del merengue se redujeron a designar con este nombre a otro tipo de música tradicional, por simple asimilación del nombre como se ha encontrado en algunos pueblos de la República Dominicana. Pero este fenómeno ha sido poco estudiado y es difícil emitir juicios sobre las formas peculiares de estas variantes.
No sucede así con lo que se llama "pambiche" que según leyendas que puede tener visos de verdad, no es más que el nombre que recibe el jaleo del merengue desprovisto de sus otras partes y adaptado al paso lento de los marinos "yanquis" que ocupaban nuestro país y a los cuales se les hacía un poco difícil adaptarse al ritmo más rápido del merengue.




El baile y la música dominicana

Perico Ripiao: Se denomina perico ripiao a un conjunto integrado por tres o cuatro músicos, cuya especialidad, consiste en ejecutar ritmos folclóricos dominicanos, especialmente merengue, mangulina o carabiné, utilizando instrumentos consistentes en tambora, güiro y acordeón, en la generalidad de lo
Bolero: Viene De Los Españoles.Carabiné: Ritmo heredado de la cultura europea y modificada en la variante criolla. Mangulina: Antigua expresión de la música dominicana, su ritmo lleno de vivacidad y gracia parece derivarse del zapateado español. Merengue El Merengue sintetiza el alma musical dominicana. Es la expresión integrada de nuestras culturas ancestrales, donde lo aborigen, expresado en el güiro; lo africano, en la tambora y lo europeo, expresado en el acordeón, introducido por los comerciantes alemanes a fines del siglo pasado, sustituyendo el cuatro y adaptado con genialidad por nuestros músicos folklóricos, determinan un gráfico abrazo, una viva y rotunda síntesis de nuestras esencias culturales.
El Merengue sintetiza el alma musical dominicana. Es la expresión integrada de nuestras culturas ancestrales, donde lo aborigen, expresado en el güiro; lo africano, en la tambora y lo europeo, expresa
Perico Ripiao: Se denomina perico ripiao a un conjunto integrado por tres o cuatro músicos, cuya especialidad, consiste en ejecutar ritmos folclóricos dominicanos, especialmente merengue, mangulina o carabiné, utilizando instrumentos consistentes en tambora, güiro y acordeón, en la generalidad de los casos, pero, es frecuente agregar un cuarto instrumento que es construido de forma artesanal utilizando una caja sonora a la que se adhieren láminas de metal en medio de un hueco expresamente hecho para asemejar el de una guitarra. Este instrumento recibe el nombre de marimba y hace las veces de bajo. Y por ultimo la Bachata es un ritmo bailable de nuestro país.
Todos los años, cada ciudad o pueblo celebra a su Santo Patrón. La ocasión de encontrarse en la plaza principal donde se organizan numerosas manifestaciones: conciertos, ferias, exhibiciones de baile,
Las Fiestas Patronales
Todos los años, cada ciudad o pueblo celebra a su Santo Patrón. La ocasión de encontrarse en la plaza principal donde se organizan numerosas manifestaciones: conciertos, ferias, exhibiciones de baile, elección de las reinas de belleza etc. Por la noche, la cerveza y el ron surgen a flote!
Las fiestas patronales de mi pueblo están dedicadas a la venerable virgen que desde el siglo diecisiete los dominicanos han asumido con devoción como la Protectora del Pueblo Dominicano, aun cuando su historia se remonta a los días primarios de la colonización, ya que según la historia correspondió a los hermanos españoles Alonso y Antonio Trejo, naturales de Placencia, ciudad de Extremadura, instalar el 12 de mayo de 1512, con el apoyo del obispo de Santo Domingo Garcia Padilla, una efigie de la virgen en la iglesia de de la villa de Salvaleón de Higuey, en la región Este del país.




Juan Marichal

El éxito le llegó de forma natural a Juan Marichal. El “Dandy Dominicano” cuenta que tenía una magnífica curva desde la edad de 10 años y que había estado trabajando con su screwball desde los 15 años. Se presentó listo para lanzar y para ganar. En sus primeras dos temporadas profesionales, lideró s
Juan Marichal
Juan Marichal nació el 20 de octubre de 1937 en Laguna Verde (Montecristi), República Dominicana y fue de forma justa llamado "El Dandy Dominicano". Dejó la escuela en el once grado para dedicar su tiempo al béisbol y se convirtió en un lanzador estrella para equipos aficionados locales. Marichal fue firmando profesionalmente por los Escogido Leones, quienes tenían un acuerdo de trabajo con los Gigantes de San Francisco.
El éxito le llegó de forma natural a Juan Marichal. El “Dandy Dominicano” cuenta que tenía una magnífica curva desde la edad de 10 años y que había estado trabajando con su screwball desde los 15 años. Se presentó listo para lanzar y para ganar. En sus primeras dos temporadas profesionales, lideró sus ligas tanto en ganados como en entradas lanzadas, y su debut en las ligas mayores fue un éxito rotundo, un one-hit shut-out contra los Phillies. Como prueba de que no era una broma, lo continuó con otro outing majestuoso, un bateador de cuarta contra los Piratas.
Juan Marichal es el primer Dominicano exaltado al Salón de la Fama del béisbol (1983) y su uniforme No. 27 ha sido retirado por los Gigantes de San Francisco. Marichal fue también recientemente agrega
Un jugador de 6 pies y 185 libras de peso, lanzaga derecho y bateaba del mismo lado.
Luego de componer un récord de 6-2 durante su año novato, desempeño 13-10, 18-11, luego dominó a los bateadores de la Liga Nacional durante los subsiguientes siete años, ganando menos de 21 juegos sólo una vez. Durante este tramo de excelencia lidereó a la liga en juegos ganados, juegos completos, shutouts, y entradas lanzadas dos veces cada una. En los años 60 Marichal ganó 191 juegos, 27 más que el que le seguía los pasos, el hurler de Saint Louis Bob Gibson. De hecho, Marichal ganó más juegos que Gibson en cada año de esa década, sin embargo nunca ganó un Premio Cy Young.
Marichal fue llamado a lasGrandes Ligas para hacer su debut para los Gigantes después de compilar un récord de 11-5 para Tacoma. Por varios días, él lanzó para pratica de bateo, después el Gerente Bill Rigney le preguntó si él estaba listo para empezar un juego.
Marichal fue llamado a lasGrandes Ligas para hacer su debut para los Gigantes después de compilar un récord de 11-5 para Tacoma. Por varios días, él lanzó para pratica de bateo, después el Gerente Bil
El lanzador de 21 años respondió: "Seguro que sí, porqué no?".
El 19 de septiembre de 1960 su debut fue sensacional. El ponchó a los primeros dos bateadores de Philadelphia. Ningúno alcanzó base hasta la septima entrada. Con dos outs en la octava entrada, Clay Dalrymple impulsó un singular al campo izquierdo para el único hit de los Phillies en la victoria de 2-0 de los Gigantes. Doce bateadores de los Phillies fueron ponchados.
Juan Marichal es el primer Dominicano exaltado al Salón de la Fama del béisbol (1983) y su uniforme No. 27 ha sido retirado por los Gigantes de San Francisco. Marichal fue también recientemente agregado al comité de Veteranos de 15 miembros del Salón de la Fama Naciónal del Beísbol, reemplanzando a Monte Irvin quién se retiró del comité.
En 1997, el equipo de Liga Pegueña de Juan Marichal fue creado en Washington Heights, NYC con la asistencia de Manolo Prince, Director de Deportes en el Consulado Dominicano.
Marichal actualmente reside en Santo Domingo, República Dominicana y fue Ministro de Deportes para el gobierno Dominicano.
TOTAL DE SU CARRERA
AVG G AB R H 2B 3B HR RBI BB SO
.165 475 1221 73 202 29 2 4 75 38 269




Juan Pablo Duarte
(1813-1876)

Patriota dominicano. Hijo de español, nació en la ciudad de Santo Domingo. Viajó muy joven a Estados Unidos y Europa y más tarde cursó estudios en España y fue líder de la Trinitaria, sociedad secreta de ideas independentistas. En 1843, al estallar la guerra de la Independencia contra la dominación haitiana, se puso al frente de los insurgentes. Fracasada la rebelión, de carácter liberal progresista, se vio obligado a exiliarse en Venezuela.

En 1844 regresó de su exilio llamado por los dirigentes del movimiento iniciado el 27 de febrero, Bobadilla y Santana, para tomar parte en las luchas por la independencia de la República Dominicana. Elevado momentáneamente a la presidencia de la nueva República, las desavenencias con Francisco del Rosario Sánchez le llevaron a ceder el poder tras el triunfo de la insurrección del general Pedro Santana; fue expulsado del país, y se refugió en Venezuela. Con el triunfo de los independentistas dominicanos ofreció sus servicios a los nuevos dirigentes, quienes le encomendaron el desempeño de funciones diplomáticas. Murió en 1876 en Caracas. En el año 1864 se produjo el retorno a la Patria de Juan Pablo Duarte, integrándose a las luchas que se libraban en contra de Pedro Santana y sus acólitos, para evitar caer de nuevo en manos foráneas. Este proceso se conoce en los corrillos de la historia como la Gesta de la Restauración.

Dados los procesos independentistas que se desarrollaban en Sur América, se pensó en que Duarte sería el mejor emisario para buscar apoyo internacional para los revolucionarios restauradores dominicanos. Lo enviaron a buscar ese apoyo, siendo su labor de extraordinario valor, pero se radicó en Venezuela, donde contrajo una enfermedad que lo postró, muriendo lejos de la Patria de sus sueños, el 15 de julio de 1876.

Junto a Francisco del Rosario Sánchez y a Ramón Matías Mella se le conoce como los Padres de la Patria.




La Cultura Dominicana

La cultura dominicana se basa, fundamentalmente, en la conformación de dos culturas madres: la española y la africana. Tiene poco de indígena o nada, puesto que en menos de 50 años los indios habitantes de la isla de Santo Domingo en 1492, fecha en que Don Cristobal Colón pisó estas tierras, fueron
La cultura dominicana existe. Y no porque sí. Existe por fuerza de una historia de 500 años formada en los sudores fulgurantes de los esclavos, la llegada del europeo a estas tierras y una mezcla inteligente del fajo de costumbres y culturas en convivencia durante cinco siglos.
El merengue dominicano es un cadencioso y alegre que ha logrado extender su brazo fuera de las fontreras nacionales y aposentarse en los salones de bailes de todo el mundo. Dentro de sus máximos exponentes contamos con las figuras de Joseito Mateoy Luís Alberti, o los contemporáneos Johnny Ventura, Juan Luis Guerra, Wilfrido Vargas, Fernando Villalona y Sergio Vargas, que han exportado nuestra música con gran éxito a playas extranjeras.
El carnaval dominicano es quizás una de las muestras más contundentes de la cultura dominicana, celebrado cada año en la confluencia de las fechas de celebraciones patrias, 27 de febrero y 16 de agosto.
Como cada pueblo o sociedad tiene los elementos y características que definen su cultura, la República Dominicana como nació no escapa de esa realidad. A continuación proseguiremos hablando sobre la cultura dominicana, sus antecedentes y características generales, para adentrarnos en la realidad del hombre dominicano y sus características como parte de esta cultura.
ANTECEDENTES HISTORICOS DE LA CULTURA DOMINICANA.
Nuestra cultura dominicana ha sido el resultado de una mezcla de diferentes grupos étnicos que a través del tiempo y por diferentes circunstancia han prestados sus elementos culturales propios y de ellas hemos patentizado nuestra cultura dominicana; estos diferentes grupos étnicos que dan origen a la cultura dominicana los presentamos a continuación.
• Cultura taina.
• Cultura española.
• Cultura africana.
Cada una de estas culturas ofrecieron fuertes elementos que sustentan de una manera directa o indirectamente lo que es nuestra cultura hoy en día. Es bueno a la vez precisar que nuestra cultura, a través del paso del tiempo, recibió algunos aportes de otras culturas, que no son las presentadas anteriormente, como son elementos de la cultura francesa, norteamericana, etc. Que fueron aportados, aunque no de una manera tan notable como las tres anteriores, pero que podemos encontrarlos en las culturas de nuestra nación.
A continuación presentamos algunos de los elementos de estas tres culturas que formaron la cultura de nuestra sociedad.
CULTURA TAINA
Según los historiadores estos aborígenes fueron los primeros pobladores de nuestra isla, las versiones acerca de los orígenes de estos, nos ilustran en el sentido de que procedían de América del sur, al igual que al resto de los habitantes primitivos de las Antillas, estos poseían costumbres de los pobladores de las cuencas del río Orinoco, en Venezuela; amazona, Brasil; Xingú y Tapajo, en las Guyanas.
ANTECEDENTES HISTORICOS DE LA CULTURA DOMINICANA. Nuestra cultura dominicana ha sido el resultado de una mezcla de diferentes grupos étnicos que a través del tiempo y por diferentes circunstancia h
CULTURA ESPAÑOLA
Se puede decir, sin temor a equivocarse, que la primera cultura sólida que se impone en nuestra isla, es la española. Desde los primeros días de la colonia existió una inusitada actividad cultural que se manifiesta, principalmente en la literatura y el orden arquitectónico.
CULTURA AFRICANA
El primer contacto que obtuvimos con la cultura africana viene con la llegada del negro africano como esclavo a nuestra isla, por españoles para laborar en las diferentes plantaciones.
Entre los elementos característicos de esa cultura, que fueron asumidos por la nuestra, encontramos principalmente, la música y sus instrumentos de percusión (tambora, conga, bongo, etc.), además de las creencias religiosas (vudú, gagá, santería, etc.).
EVOUCION DE LA CULTURA DOMINICANA
Conforme a pasado el tiempo la cultura dominicana se ha ido transformando, renovando y modificándose los elementos que la forman, esto se deriva, en parte, por los movimientos económicos, y políticos que han afectado al mundo y que han repercutido de alguna manera en nuestra cultura. Conforme iba pasando la historia nuestro país asumía y recolectaba elementos propios de otras culturas, las cuales, por distintas circunstancias, llegaban hasta nosotros a través de sus nacionales que emigraban en nuestro suelo, algunas de las circunstancias que determinaron nuestra cultura están:
• - El haber sido colonia española.
• 22 años de ocupación haitiana, y la consiguiente independencia, que es cuando surge realmente la cultura dominicana.
• Las relaciones que sostenían los estados unidos nuestros gobiernos.
• Las emigraciones masivas provocadas por las dos guerras mundiales.
• Dos intervenciones por parte de los estados unidos.
• Una dictadura sanguinaria, la que durara 31 años de un ambiente de inseguridad en toda la población dominicana.
• La consiguiente democratización del país.
• El rápido desarrollo de la tecnología y la posibilidad de llegada de los medios de comunicación masiva, los que difundieron y siguen difundiendo los elementos culturales de otros pueblos y lo que a llegado a una transculturación casi total de nuestros pueblos, sobre todo en la población joven.
El merengue dominicano es un cadencioso y alegre que ha logrado extender su brazo fuera de las fontreras nacionales y aposentarse en los salones de bailes de todo el mundo. Dentro de sus máximos expo
Podemos afirmar, después de observar estos elementos, que nuestra cultura es un cóctel en el que se han combinado los más diversos tipos de cultura, sin que se haya perdido su autonomía y el sentido de lo autóctono.
2-3 CARACTERIDTICAS GENERALES DE LA CULTURA
Ahora bien, ¿cuales elementos diferencian nuestra cultura dominicana fuera de nuestra región?. La República Dominicana comparte junto con los demás pueblos de América latina uno serie de elementos y características muy similares, ¿quien no ha escuchado, fuera de nuestra zona, hablar sobre la alegría, la acogida, hospitalidad, actitud de progreso, etc., del latinoamericano?
La República Dominicana no se escapa a esta exaltación. La sociedad dominicana presenta múltiples herencias que representan el sentir y la razón de muchos grupos del país, aunque no sean manifestaciones de todo el pueblo. Nos podemos dar cuenta de esto cuando encuentran diferencias de las características culturales de un cibaeño y un sureño, de manera general el sureño, y como bien decia la Lic. LUCIA ZIMBRON en la entrevista que le hicimos, el sureño es:
“Una persona menos alegre que el cibaeño, un poco reservado, desconfiado, seco.”
Y el cibaeño nos explicaba:
“Esta caracterizado por su hospitalidad, es muy dado a las fiestas, es alegre, y en parte dado a la mentira.”
No con esto queremos decir que las características que aparezcan en “x” cultura, no aparezcan en la otra, sino que son más notables en unas que en otras, también no queremos decir que n hay diferentes características en las demás regiones, son que tomamos estas como ejemplo, por e notable contraste que existe entre ellas.
Ahora presentamos algunas de las características que definen la cultura dominicana:
• La cultura dominicana es patriarcal (el hombre es la cabeza de la familia y en el ámbito laboral).
• Hasta antes de la incorporación de la mujer en el ámbito laboral, la toma de decisiones y el papel preponderante era ejercido por el hombre exclusivamente.
• La familia se constituye a través del matrimonio, en el cual e hombre es la cabeza de la familia y por lo tanto el hombre sigue siendo el tronco en la formación de familia.
• Aun predomina el machismo, y algunos tabúes a este respecto.
• El individuo aun permanece en la casa hasta el matrimonio.
• Persisten las reuniones familiares, las celebraciones de festividades especificas, en e que están presentes las bebidas el juego, esto sin pasar a la adicción.
• Se acostumbraba que el hombre solicite el permiso para la unión matrimonial a los padres de la novia.
• Es un pueblo hospitalario.
• Es una cultura influenciada por otros pueblos.
• Es una cultura muy rica en el ritmo, contado con ritmos como la bachata, el merengue, mangulina, carabiné, café en jarro, la tinaja, etc., entre otras características.




TEATRO DOMINICANO

El teatro dominicano surge formalmente con los llamados escritores de la independencia, cuya producción abarca la segunda mitad del siglo XIX Sin embargo, des-de el siglo XVI hubo representaciones teatrales en La Española. Las crónicas de Bartolomé de las Casas y de Gonzalo Fernández de Oviedo, así
El teatro dominicano surge formalmente con los llamados escritores de la independencia, cuya producción abarca la segunda mitad del siglo XIX Sin embargo, des-de el siglo XVI hubo representaciones teatrales en La Española. Las crónicas de Bartolomé de las Casas y de Gonzalo Fernández de Oviedo, así como las historias literarias nacionales dan cuenta de la representación de un entremés del sacerdote nativo Cristóbal de Llerena titulado “Octava de Corpus Cristo”, escenificado el domingo de adviento de 1511 por un grupo de sus alumnos.
El contenido satírico y la censura de dicho entremés a las autoridades españolas establecidas en Santo Domingo por el mal trato que éstos les dispensaban a los indígenas, motivaron la expulsión de Llerena del país. Las devastaciones de gran parte del territorio quisqueyano ejecutadas por Antonio de Osorio entre 1605 y 1606, la división de Santo Domingo entre Haití y la República Dominicana mediante el tratado de Riswick en 1697, y casi un siglo después la cesión de la Isla a Francia mediante el tratado de Basilea de 1795 redujeron considerablemente la producción literaria de los siglos XVII y XVIII, particularmente la teatral.
Entre 1616 y 1618 vivió en Santo Domingo el destacado dramaturgo español Tirso de Molina, a quien la mayoría de los historiadores de la cultura dominicana han atribuido erróneamente grandes aportes a las letras dominicanas. Sin embargo, ningunas de sus piezas dramáticas fueron escritas en ni representadas en Santo Domingo.
Su estadía en la isla se limitó a la organización del Convento de las Mercedes, establecido en la Isla en 1514, y a escasas participaciones en juegos florales de la época. Algunos de sus poemas apenas aluden situaciones dominicanas. Durante los siglos XVII y XVIII prevaleció la representación de obras españolas de orientación religiosa protagonizadas por estudiantes del Seminario Conciliar.
El iniciador del teatro criollo fue Félix María del Monte (1819-1899). Se destacó como poeta, dramaturgo y patriota. Escribió las letras del primer himno nacional dominicano, estuvo afiliado a la sociedad secreta la trinitaria
Las iglesias fungieron como teatros, pero la incorporación de elementos paganos en dichas escenificaciones disgustó a las autoridades eclesiásticas quienes, bajo el pretexto de preservar la moral cristiana, promulgaron células reales, como la dictada por Francisco Segura Sandoval en 1680, que prohibían la escenificación de comedias por la noche. El panorama de la primera mitad del XIX no es más halagüeño que el de los siglos anteriores.
La inestabilidad política, fruto de la invasión haitiana de 1822-1884 y del movimiento emancipador dominicano de 1844, práctica-mente sepultó las actividades culturales y las representaciones teatrales durante ese medio siglo. Los patriotas que motivados por Juan Pablo Duarte y sus compañeros de lucha vieron en las actividades teatrales la vía para más idónea para fortalecer la causa liberadora del pueblo dominicano, escenificaron obras escritas por autores extranjeros. No es sino a partir del movimiento Restaurador de 1863, encabezado por Santiago Rodríguez y reforzado en la zona del Cibao por Gregorio Luperón, cuando el teatro criollo toma impulso.
El iniciador del teatro criollo fue Félix María del Monte (1819-1899). Se destacó como poeta, dramaturgo y patriota. Escribió las letras del primer himno nacional dominicano, estuvo afiliado a la sociedad secreta La Trinitaria y combatió en la gesta independentista de la Puerta del Conde, el 27 de febrero de 1844.
Sus obras teatrales más divulgadas y representadas son Duvergé o las víctimas del 11 de abril, El mendigo de la catedral de León, El vals de Strauss, El premio de los pichones y El último abencerraje. Del Monte figura también entre los primeros dramaturgos criollos que incorporó el tema del indígena quisqueyano a la literatura nacional con su obra Ozema o la joven indiana. Pero su interpretación del indígena, a quien idealiza sin distanciarlo de las garras del invasor español, contradice su práctica política liberal.
Domínguez es autor de más de 50 piezas, pero el grueso de su producción está concebida con una visión muy enraizada dentro de las técnicas y normas del teatro tradicional. Su teatro oscila entre la co
Sus personajes indígenas rechazan su origen social y admiran, anonadados, la belleza física y el desarrollo tecnológico de los españoles. Es decir, no ven al opresor como a un verdugo, sino como a un enviado de Dios en misión redentora. A esa tendencia, conocida como indianista, se sumaron escritores importantes de entonces como Javier Angulo Guridi, autor del drama histórico Iguaniona (1867), José Joaquín Pérez, cuyo poemario Fantasías indígena (1877) representa la cima de dicha tendencia y Salomé Ureña, quien publicó su extenso poema dramático Anacaona en 1880.
Aunque generalmente ignorado por los estudiosos del teatro dominicano, Ulises Heureaux (1870-1938), hijo del dictador dominicano del mismo nombre, fue el dramaturgo más prolífico y habilidoso de su época y el mejor conocedor de los recursos y las técnicas teatrales. Muchas de sus obras, entre ellas El grito de 1844, De director a ministro y La muerte de Anacaona contienen un alto sentido patriótico. También es autor de la comedia El jefe, la fuga de Clarita. Otras dos obras patrióticas, con las que cierra el periodo que antecede a la llegada de Trujillo al poder, son Los Yankis en Santo Domingo y Una fiesta en el Castine, ambas de Rafael Damirón.
Pese a la creación de la Escuela de Arte Nacional, hoy Escuela Nacional de Bellas Artes, en 1946, durante los 31 años de la dictadura trujillista la producción teatral dominicana fue exigua. Del reducido grupo dramaturgos de esas tres décadas brilla Franklin Domínguez, ganador en siete ocasiones del Premio Nacional de Teatro otorgado por la Secretaría de Estado de Educación y Cultura.
Domínguez es autor de más de 50 piezas, pero el grueso de su producción está concebida con una visión muy enraizada dentro de las técnicas y normas del teatro tradicional. Su teatro oscila entre la comedia y la sátira política, siendo el monologo El ultimo instante, Lisistrada odia la política, Se busca un hombre honesto y La broma del senador, las más difun-didas y representadas.





Rafael Leónidas Trujillo y Molina

Trujillo ejerció hasta su muerte un poder dictatorial, si bien durante los años 1938-42 y 1952-61 se sirvió de intermediarios de su confianza para ocupar los principales puestos políticos (como su propio hermano Héctor Bienvenido, al que situó como presidente de la República y primer ministro en 195
(San Cristóbal, República Dominicana, 1891 - Santo Domingo, 1961). Dictador dominicano. Rafael Leónidas Trujillo era comandante de la Guardia Nacional, un cuerpo militar creado por los Estados Unidos para preservar sus intereses en la isla. En 1930 dio un golpe de Estado y se proclamó presidente de la República Dominicana.
En su delirio de grandeza, Rafael Leónidas Trujillo llegó a cambiar el nombre de la capital dominicana, rebautizándola Ciudad Trujillo; construyó obras públicas enormes para perpetuar su memoria; y la
Trujillo ejerció hasta su muerte un poder dictatorial, si bien durante los años 1938-42 y 1952-61 se sirvió de intermediarios de su confianza para ocupar los principales puestos políticos (como su propio hermano Héctor Bienvenido, al que situó como presidente de la República y primer ministro en 1952).
La dictadura de Trujillo se apoyó en el ejército y la policía, reprimiendo brutalmente a la oposición. El nepotismo y la corrupción enriquecieron, en detrimento de la mayoría del país, a una estrecha
La dictadura de Trujillo se apoyó en el ejército y la policía, reprimiendo brutalmente a la oposición. El nepotismo y la corrupción enriquecieron, en detrimento de la mayoría del país, a una estrecha oligarquía encabezada por el propio clan de los Trujillo (que se hizo con negocios como el monopolio del tabaco).
En su delirio de grandeza, Rafael Leónidas Trujillo llegó a cambiar el nombre de la capital dominicana, rebautizándola Ciudad Trujillo; construyó obras públicas enormes para perpetuar su memoria; y lanzó a su ejército a operaciones de intervención en otros países del Caribe. Ante tales excesos, los Estados Unidos dejaron de apoyarle y promovieron un golpe de Estado militar, en el que murió asesinado el dictador.




Poema a Juan Pablo Duarte
César Sánchez Beras

Yo conocí a Juan Pablo
una tarde de fiesta,
cuando asomó a mi oído su sentencia de amor
con el timbre otoñal de su voz lastimera.

Sus ojos ya eran tristes,
como una solterona en un banco de parque,
con la tristeza sobria con que los pescadores,
levantan la mañana tendida en sus chinchorros,
en el húmedo canto marino de unos peces,
o el milagro fluvial que destilan las algas.

El acercó sus manos a mi frente de niño
con la ternura austera de una vieja nodriza,
enredó mis retozos en sus barbas maltrechas
y me contó sus viajes de pirata angelino.

Entonces yo era alegre,
quizás no como ahora
sino como una novia dormida en los balcones,
esperando el hechizo de la canción que abrevie
la pasión que su piel esconde con recelo.

Entonces yo no odiaba,
y escuché sus palabras
como un salmo pagano que desvela un misterio,
como luz que irrumpe en tinieblas de siglos,
cual torrente incendiario que nace entre las piedras.

De su voz salía el mar,
como un desfiladero de halcones insurrectos,
marea de águilas blancas o escuadrón de gaviotas,
como si de su boca naciera tierra y viento.
Adiviné en sus manos de bisoño alquimista
los galopes tortuosos del futuro del pueblo,
el Pambiche, la ceiba, el tambor del guloya,
el trapiche que muele la esperanza del negro.

Yo descubrí en su frente de nácar y estrategias
los senderos del llanto y la luz de los puertos,
la sangre del vencido, el perdón del injusto,
el festín del mendigo y la equidad del ciego.

Él dijo que la aurora
es el vaso común donde beben los hombres,
la savia que propicia la dicha verdadera.

Que el otro pecado original del hombre
era la ingratitud de no entender los sueños,
la terquedad del necio que busca entre las cartas
lo que sólo es posible predecir en el trigo.

Como todos los magos tenía pocos amigos:
una espada oxidada, una Biblia en hebreo,
una carta de amor firmada por Bolívar,
y la efigie de Cristo desgastada y sin brillo.

Al terminar la fiesta,
me dijo con los ojos lo que su voz no quiso,
su orgullo de saberse soñador incansable,
su versión personal del libro Apocalipsis
y el dolor de marcharse para siempre al olvido.

Yo conocí a Juan Pablo
una tarde de fiesta,
y desde entonces voy con su espada oxidada,
blandiendo luz y acero contra sus enemigos.





LEONEL FERNANDEZ

Nacido en Santo Domingo el 26 de diciembre de 1953, Leonel Fernández es hijo de José Antonio Fernández Collado quien era oficial del ejército dominicano y Yolanda Reyna Romero. Fernández emigró en 1962 con su familia a Nueva York donde cursó parte de sus estudios y donde vivió parte de su niñez.
Regresó a su país para estudiar Derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde conoció a Juan Bosch quién lo introdujo a la política y con quien fundó en 1973 el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Cinco años después Fernández obtuvo el título de Doctor en Derecho con honores, lo que le valió el premio "J. Humberto Doucudray", por haber sido el estudiante más sobresaliente de su generación. Dentro de la política se convirtió en miembro del Comité Central, en 1985 así como del Comité Político, en 1990.

En 1994, a la edad de 41 años, fue candidato a la vicepresidencia de la República acompañando a el profesor Juan Bosch. Posteriormente fue escogido como candidato a la Presidencia para las elecciones de 1996. En estas elecciones Fernández hizo alianza con el enemigo político de Bosch, Joaquín Balaguer, quién estuvo en la escena política desde la década de los cincuentas hasta llegar a la edad de 90 años.

Debido a que la Constitución impedía a Balaguer postularse como candidato presidencial, se alió con Fernández, lo que contribuyó a que éste ganara las elecciones, convirtiéndose en el primer jefe de Estado que surgía del PLD.

Así, Fernández asumió la presidencia en agosto de 1996, impulsó grandes obras de infraestructura vial, capitalizó las empresas estatales así como también logró un crecimiento económico superior al 7% anual. Uno de los problemas con los que tuvo que lidiar fue el proceso de privatización de empresas públicas, especialmente en el sector eléctrico lo cual generó impopularidad contra su gobierno.

En 1996 se integró a el Círculo de Montevideo y un año después a el Consejo de Jefes de Gobierno Libremente Elegidos, del Centro Carter.

Encabeza el Club de Ejecutivos Estados Unidos-Caribe, auspiciado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington (CSIS) y funge como presidente de la Asociación de las Naciones Unidas de República Dominicana.

En 1999 recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de la Sorbona, así como de la Universidad de Harvard. Igualmente recibió este honor por parte de las universidades Nacional Pedro Henríquez Ureña y de Universidad de Seton Hall, New Jersey, en el año 2000. Al terminar su mandato presidencial en el año 2000, Fernández se convirtió en presidente de la Fundación Global Democracia y Desarrollo institución, no lucrativa.En el mes de enero del año 2002, el Leonel Fernández fue elegido, casi por unanimidad como presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

En el 2004 una vez más se lanza como candidato a la presidencia por el PLD y derrota al presidente de la República Dominicana, Hipólito Mejía, quien al frente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) buscaba reelegirse en el mandato, y a Eduardo Estrella, del Reformista Social Cristiano (PRSC). El slogan que utilizó Fernandez en su campaña fue "Vuelve el progreso. Vuelve Leonel". Ha trabajado como profesor impartiendo clases en la UASD y en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLASCO), en las áreas de sociología, derecho de prensa y relaciones internacionales.

Colaborador en varios periódicos nacionales y extranjeros. Escribe sobre temas relacionados con comunicación, cultura, historia y derecho. Autor de los libros "Los Estados Unidos en el Caribe: de la Guerra Fría al Plan Reagan" y "Raíces de un poder usurpado", además de sus tesis de grado "El Delito de opinión pública", textos muy solicitados en el país por estudiantes de periodismo.

Amante de la lectura, el béisbol y el baloncesto, habla además inglés y francés. Durante su primer periodo de gobierno permaneció divorciado de la madre de sus dos hijos mayores, en el 2003 se casó con Margarita Cedeño, madre de su tercera hija Yolanda América.
 
Escríbeme
Para más información